TRANS EUROPE CAFE

Una canción decía que al lugar donde fuiste feliz no debieras tratar de volver.
25 de Noviembre del 2014. Yo llevaba una semana en Glasgow tratando me mimetizarme con los días grises y la lluvia infinita.
Mi encontronazo con las tierras altas fueron los fuegos artificiales, fuegos artificiales que yo vi en tus ojos más tarde también y desde ese momento hasta que deje esa tierra y más allá fue un continuo maremoto que aún hoy en día sigue teniéndome los pies mojados.
25 de Noviembre de 2017 con looks de Pedro Lobo nos disponemos a hacernos unas fotos. Estoy aquí, en el Trans Europe Café, el café de la esquina donde yo vivía y el café donde tantas y tantas veces desayunamos antes de que tú alarma incorporada te hiciera volver al trabajo. Como si no hubiera pasado el tiempo y siendo la misma persona que una vez se asustaba cuando iba a los supermercados, ahí estaba yo de nuevo, buscando el típico final de película que hiciera descansar nuestras almas con 30.000 ojos enfocados a todas partes. El unicornio por supuesto que es el símbolo de Escocia, ya sabes que tramó el unicornio en nuestros cuartos.
Yo no fui valiente, no lo eres tú ahora y tras puentes de palabras indestructibles sólo me queda por decir que me quedare con las ganas de decirte que te voy a echar de menos.

One song says that you shouldn’t try and go back to the place where you have been happy.

 25th November, 2014. I was already a week in Glasgow trying to get used to the cloudy days and the never ending rain. In the highlands I bumped into the fireworks, and then I saw fireworks in your eyes. From that moment on till the day I left that land, you caused a tidal wave that keeps my feet wet. 25th November, 2017. With part of a clothing collection designed by Pedro Lobo, we prepare a shoot. I’m here, in the Transeuropean Cafe. The corner coffee shop I lived next to. And where we had breakfast many times before your integrated alarm clock made you go back to work. Like time has not passed, and being the same person that used to be scared when going to the supermarket, I was there again, looking for the typical movie ending giving a rest for our souls with 30,000 eyes looking everywhere.
The unicorn is the national symbol of Scotland, of course. You know what it plotted in our rooms. I was not brave and neither you are now. And after unbreakable bridges of words the only thing I have left to say is: I’m going to miss you.

#wellwell


Looks by Pedro Lobo

Be first to comment