AL SUR

Al sur. 
Cuando abandonamos la ciudad de Madrid y vamos al sur a reencontrarnos con nuestro pasado no paramos de mirar a nuestro alrededor desde el tren. Viendo pasar los arboles y las laderas rápido, solo pasa despacio el horizonte a donde nos dirigimos. Somos los chicos del pueblo que se fueron a la gran ciudad y nuestra madre nos recibe con la misma alegría y olor de todos los años y detrás de su vieja gran casa sigue estando el arroyo escoltado por juncos. Donde tantas veces jugamos de pequeños y donde tantas avispas nos picaron.
No sabíamos ni atarnos los zapatos!! Estábamos deseando que llegue el momento dorado. El momento en el que el sol, abrasador durante el día, desciende para darnos su mejor luz y temperatura. Cuando el tiempo es perfecto…
Es solo un lunes cualquiera, pero tremendamente especial. Mientras nuestra madre parte pimientos para hacer la comida típica, mi hermano y yo vamos a ver como cae el gran dorado allí detrás, donde no hay nada ni nadie, donde el sol del sur de España hace brillar lo que quemo durante el día y cuando fui a sujetarme el sombrero que le cogi a mi padre, mi hermano soltó el disparo. 


Going To the South
When we leave Madrid and travel back to the south to meet our past again we can’t stop staring out at our surroundings from the train window. We look at the trees and the hillsides passing by so fast until only the horizon remains. 
We are the village boys, that left the country for the big city and our mum still welcomes us with the same joy and smell as always. Behind her old big house remains the tight stream surrounded by rushes where we played many times before and where the wasps stung us many times more. We didn’t even know how to tie our shoes laces!
We stand waiting for the golden hour, when the burning sun draws down and reveals the perfect light, the perfect temperature. It’s just a regular Monday but also a special one. While our mum cuts the peppers for a traditional meal my brother and I sneak away to our secret spot to see the gold setting down where there is nothing and nobody, where the Spanish sun makes shine all that was burning during the day. And when I quickly hold my father’s hat that the soft wind tries to steal, my brother takes his shot and captures this beautiful moment forever…


Photo: NachoUve & AlvaroUve
Nacho: Shirt:Zara/Chinos:H&M/Shoes:Adidas Special Edition Footlocker
Alvaro: Shirt:Vintage/Chinos:Bershka/Shoes:Xti Sandals

6 Comments

  • ¡Pero cómo sois tan bonicoooos! Fotazas, as usual! ;-)

  • Responder septiembre 5, 2015

    Berta

    Pero que guapos sois.
    Una historia preciosa que transmiten vuestras fotografías.
    Adorables <3 <3

    Berta

  • Responder septiembre 6, 2015

    AndrewJim

    Todas vuestras fotos son espectaculares, pero las palabras escritas en este post lo son aún más. Soy un enamorado más del campo al atardecer en el pueblo.
    Un abrazo chicos!

  • Responder septiembre 12, 2015

    Roberto Martin

    Chicos me encantan vuestros looks. Lo mas!
    Abrazos.

  • Responder septiembre 13, 2015

    OSO BETO

    Hola espero estén bien.
    Nacho, me encanta como te has vestido.
    Me fascina la composición de cada foto.
    Muy bueno muchachos…

    Saludos desde Ecuador.

    http://www.osobetoworld.com

  • Responder octubre 26, 2015

    Pascual

    ¡Que pasada de fotos!
    Me encantan los looks.

Leave a Reply